lunes, 15 de enero de 2018

enero


Miedo que paraliza.
Miedo que abate el espíritu

destrozando ilusiones
destrozando


trozos de lo poco
que quedó

tras la última tormenta
del corazón.

16 comentarios:

  1. Y es que el enero interior desabriga el alma.

    Un abrazo que te abrigue, mi querida Amapola.

    ResponderEliminar
  2. No temas, todo se va a arreglar. La tormenta amainará y todo volverá a su ser.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces me decían cómo actuar en los peores momentos y yo no comprendía nada pues lo tenía que ver por mi mismo. Cuando siento a gente que lo pasa mal, no sé de qué manera podría sacarla de ese trance y quizá le haría daño aconsejádole...

    El dolor del corazón complica la vida de quién no tiene defensas. Nadie como el que sufre sabe lo que está pasando. El dolor, la angustia, la ansiedad, la tristeza, la melancolía, la vida cotidiana que nos toca vivir...la preocupación...todo confabula en contra de nuestro corazón y uno, se siente indefenso merced de la corriente que nos arrastra...

    La vida siempre guarda el mejor premio al que se alza contra los males del corazón pero, caminar por esta vida sin apenas defensa a lo que nos pueda surgir, es muy duro. Los peores males del espíritu nacen de la profundidad; profundidad que no se alcanza fácilmente...pero estamos vivos y queremos pelear apenas sin saber por defender nuestra vida.

    Vivir en esta sociedad requiere unas reglas que a veces son despiadadas y apuntan donde más duele para hacer daño. Sin embargo quién triunfa y sabe defenderse lo invitan hasta a un café por admiración y quién no levanta la cabeza del suelo, sólo lo invita quién tiene corazón.

    Este mundo se está volviendo muy complicado; demasiado y el secreto del corazón es algo muy simple. La gente sueña con ser feliz a cotracorriente de lo que es natural y de esa manera, fracasan y se dan de bruces con una realidad que tan sólo trae desgracias.

    No se olviden de lo sencillo, hasta de lo mas tonto que sea agradable pues ahí, está la felicidad.

    ResponderEliminar
  4. Después de la tormenta llegará la calma mi querida Amapola.

    ResponderEliminar
  5. No se responder caray, te digo por que, me gusto tu post, pero no se si no me tiene qustar, porque es un problema real
    BESOS

    ResponderEliminar
  6. Miedo jamás. Porque paraliza. Los desencantos requieren tiempo, para recuperarse, pero no miedo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. hola amapolita guapa pues si eso queda despues de alguna tormenta, pero siempre hay que tirar para adelante todo pasa feliz dia besitosssssss

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que el miedo es el peor enemigo de todas las cosas buenas
    ...
    Espero ese miedo se vaya de ti...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Ojalá pase todo al tiempo que "el tiempo",y pasará pero hay que poder cumplirlo.
    Me parece que somos las dos muy miedosas,cada una en su materia,pero miedosas y el miedo nos paraliza.
    Ánimos!!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  10. Ojalá tuviéramos una varita mágica que desbarate nuestros miedos.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Sí es enero, un mes lleno de miedos e incertidumbre por el tiempo que vendrá.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. yo miedo no.... frío, mucho frío.... en el alma y corazón...
    beos flor...

    ResponderEliminar
  13. Se nos va acabando Enero...

    Un besito.

    https://sakkarah-1.blogspot.com.es/2018/01/amapola-azzul.html

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa!!
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío https://todoeldiadecompras.blogspot.com.es/
    Bss

    ResponderEliminar
  15. No lo parece cuando te encuentras en medio de una, pero esas tormentas nunca se lo llevan todo. Siempre es posible, y necesario, levantarse y volver a empezar... como si no hubiese pasado nada...

    ResponderEliminar